miércoles, 23 de octubre de 2013

BIOGRAFÍA DE GEÓGRAFOS. MAX SORRE

De los discípulos de Paul Vidal de la Blache, Max Sorre se constituye en el geógrafo de mayor trascendencia en  la geografía humana. Fue un verdadero maestro que sentó premisas indiscutibles y avanzó firmemente en cuestiones que hoy algunos "descubren". Su concepto de una Geografía Humana que pone al hombre y su accionar en el contexto ambiental, es la base de la Ecología Humana que hoy conocemos.

A Max Sorre le debemos los siguientes postulados:
·   El primer problema de la Geografía humana consiste en dilucidar las relaciones entre el hombre y el medio consideradas desde un ángulo espacial.
·         En buena parte, la Geografía humana se nos presenta como una Ecología del Hombre.
·      La Geografía humana es la descripción científica de los paisajes humanos y de su
     distribución en el globo.
·        La Geografía es también la disciplina de los espacios terrestres; entre todas las ciencias de 
   la Naturaleza y del Hombre, ninguna otra sitúa en primer plano la localización de los fenómenos. 

Conozcamos a Maximiliano Sorre.
REM.
Maximilian Joseph, o Sorre Max, nacido 16 de julio 1880 en Rennes, Francia, murió el 10 de agosto de 1962. Geógrafo francés, cuyo trabajo en el campo de la geografía, la biología y ciencias sociales han sido reconocidos en todo el mundo.
Sus obras tratan de enriquecer el concepto de género de vida y muestran su importancia en la actualidad.
El geógrafo francés Max Sorre (1880-1962) era un seguidor de la Escuela de Geografía posibilista. Se graduó maestro y enseñó hasta la Primera Guerra Mundial. Trabajó para integrar los estudios de la Geografía Física y  la Geografía Humana. Este autor, fue discípulo de Vidal de La Blache e intentó perfeccionar su propuesta.
Para Sorre, que escribió sus obras más importantes en la década de 1940, la ciencia geográfica debería estudiar las formas en que las personas organizan su entorno, teniendo en cuenta que el “espacio es la  morada del hombre". El principal concepto desarrollado por este geógrafo fue el hábitat, que se refiere a una zona del planeta habitado por una comunidad que se organiza y que expresa las múltiples relaciones entre el hombre y el medio ambiente que lo rodea.



En base a esta visión general de la obra de Max Sorre, se puede observar que la geografía producida por el autor es la ecología del hombre, es decir, es la relación de los grupos humanos con su medio ambiente, en un proceso de la transformación continua a través de este hombre. Por lo tanto, las condiciones del entorno geográfico, que resultan de la acción de los hombres, serían diferentes del medio ambiente natural original (ibid. , 1999). Para el autor, la actividad humana desplegadas se inserta en tres grandes niveles: físico, biológico y social, que si bien acondicionado y condicionada por el hombre, eran relevantes para la ciencia geográfica.
La obra de Max Sorre fue sin duda la segunda formulación más importante de la geografía francesa, ya que trata de un repaso de la geografía humana propuesto por Vidal de La Blache, proporcionando una recuperación y enriquecimiento de las teorías vidalinas, al proporcionar un conocimiento geográfico global y unitaria, manteniendo la lealtad hacia la esencia posibilista (Moraes, 1999).
No se puede olvidar tampoco, como dice el geógrafo brasileño Milton Santos (2002 . P 35), que Max Sorre fue el "primer geógrafo en proponer, en detalle, el estudio técnico del fenómeno en toda su amplitud. " Sorre estaba convencido de que la relación entre la transformación del cambio técnico y geográfico es muy importante”.

 El Sorreano Milton Santos añade que actualmente la sociedad humana tiene como dominio de la tierra, es decir, a todo el planeta. Esta totalidad es el hábitat de esta sociedad. En efecto, el hábitat y la ecumene son ahora sinónimo, que abarca también a todo el planeta. En la actualidad, de acuerdo con Santos, la Tierra y la humanidad se mezclan en un todo único. La presencia del hombre es un hecho a través de la superficie de la tierra y la ocupación que tal vez todavía no ha ocurrido , es , sin embargo , políticamente existente (Santos , 1997 ). En cuanto a la geografía médica, Max Sorre (el ejemplo de Josué de Castro) lo consideró como parte de la Geografía Humana. Llevó a la incautación de la enfermedad en términos de un fenómeno localizable, capaz de demarcación en términos de superficie, inspirado por caminos ya señalados por La Blache, Demangeon , Jean Brunhes y De Martonne , entre otros.

Para conocer mas sobre el aporte de Max Sorre, te invitamos a que leas el siguiente artículo
http://www.geo.puc.cl/html/revista/PDF/RGNG_N23/Art10.pdf

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario